RUS México. Haga su propio carrito

  • Muchas más fotos del proyecto Aquí
  • Los planos de los carritos que construimos, para descargar en .pdf   Aquí
  • El catálogo de carritos informales con el que aprendimos a construir carritos   Aquí
  • Los posts de nuestros blog que publicamos desde México. Aquí

Contexto. Ciudad de México

En México DF, donde el automóvil es el rey, también existen miles de personas que usan carritos autoconstruidos para moverse por la ciudad. Todo tipo de ambulantes como tamaleras, tiendas de jugo, taquerías, limpiabotas, pequeños vehículos de transporte de mercancías… y además, los clasificadores informales y formales de la basura llamados en México pepenadores. En la construcción de estos carritos se puede apreciar gran sabiduría popular que, en ocasiones, se ve limitada por tener que estar al servicio de una serie de usos muy reducidos: compra-venta, cocina, almacén, acarreo, etc.

Los pepenadores, por el hecho de ir paseando la basura a la vista de todos, se convierten en un elemento fundamental para configurar un paisaje urbano alejado de la visión “limpia” que siempre quiere ofrecerse de las ciudades “desarrolladas”, retórica que esconde la máxima de “una ciudad limpia es la base para una mala gestión de los residuos”. El sistema que tienen de recoger los residuos –a pie de calle, cobrando por ello, etc.– es más cercano y también más humano. Ambos factores son muy interesantes en un hipotético programa de reducción del consumo: cuando los residuos se ven, se palpan y se pesan, se tienen más en cuenta.

La basura en el DF
El sistema de recolección de basuras de la Ciudad de México presenta unas características muy concretas y complejas. A nivel ecológico, la minuciosa separación que realizan todos los pepenadores hace que el sistema de reciclaje –y, por tanto, de reducción de los residuos– sea más eficaz de lo que podría ser contando solo con el presupuesto del Gobierno del DF, que se apoya abiertamente en este sistema informal. De este modo se consigue la reutilización y el reciclaje de aproximadamente un 15% de los residuos.

La venta en los tianguis de lo recuperado evita la puesta en vertedero de muchos materiales que aún pueden ser útiles, lo que convierte a los propios pepenadores en una auténtica red de reutilización de materiales y muebles. Se calcula que trabajan unos 15.000 pepenadores –Medina, 2000– en la Ciudad de México.

Terminología básica de los agentes de la basura de México DF[ref]Información extraída de:
De pepenadores y triadores. El sector informal y los residuos sólidos municipales en México y Brasil. Anna Lucía Florisbela Dos Santos y Günther Wehenpohl.
The Power of Waste – A Study of Socio-Political Relations in Mexico. City’s Waste Management System. January 2006.
-La Ciudad de México. Campaña para la protección del Medio ambiente. A su vez de: CASTILLO, Héctor Berthier, Eugenia M. Gutiérrez, Rocío López de Juambelz, CIENCIAS 20, “La sociedad de la basura”, “Los residuos sólidos peligrosos: ¿un riesgo sin solución?”, “El impacto de los desechos sólidos sobre el medio”, edición de octubre en 1990
[/ref]
Barrenderos y tamboreros
Son los encargados de recoger la basura de particulares y negocios. Los hay contratados, eventuales y voluntarios; éstos últimos alquilan los carros y tambos. Obtienen sus únicos ingresos de las propinas por llevarse la basura y pagan por deshacerse de la basura a los camioneros. Número: 8.500 empleados municipales. 3.000 voluntarios.Burreros o romanos Como los barrenderos pero con burro o caballo. Tienen 1 m³ de capacidad: trabajan en grupo con los de recolección y separación en los tiraderos. Lo llevan a los centros de acopio –hay 16 en el DF–.
Carretoneros
Igual que los burreros pero sin tracción animal. Dentro de este apartado están los ferrovejeros, los ropavejeros y demás recolectores de basura voluminosa.
Recolectores o pre-penadores
Durante el proceso de recolección municipal o privada los camiones llevan a varias personas: 1 conductor + 1 o 2 ayudantes o macheteros –ambos pagados por la administración municipal, y que no reciben propinas por llevarse la basura– y entre 2 y 4 voluntarios. Los camiones se desvían de sus rutas asignadas para recoger la basura de los barrenderos así como vender basura seleccionada a algún negocio. Los ingresos del personal provienen generalmente de las propinas de los usuarios del servicio de recolección y de los ingresos por la venta del material separado a los centros de acopio antes de llegar al sitio de disposición final. Número: 2.500 conductores. 3.400 macheteros.
Pepenadores
Generalmente las personas que realizan la separación de material reciclable en los tiraderos son llamadas pepenadores. Suministran casi todo el material a la industria del reciclaje. Básicamente existen los siguientes grupos de pepenadores:
-Los que trabajan por cuenta propia y que algunas veces eligen un líder de su grupo para representarlos frente a terceros.
-Los que son empleados de un cacique o líder.
-Quienes trabajan en tiraderos municipales.
-Aquellos que trabajan en su propio tiradero clandestino.
-Los que forman parte de un sindicato independiente.

Proyecto. Haga su propio carrito

El objetivo de este proyecto era poner en valor la labor ecológica, social y urbana del pepenador y mostrar los diferentes elementos que componen el ciclo de la basura en México DF. Se trataba de contraponer mediante la acción el uso de estrategias de bajo consumo, como es el uso de los carritos de los pepenadores y de los comerciantes ambulantes, con el uso extendido del transporte privado, que viene a ser el máximo exponente de la contaminación del aire en la ciudad.

El proyecto se desarrolló en el FARO de Oriente, un centro de artes y oficios situado en Iztapalapa, una delegación en el sureste de México DF. De esta manera tuvimos la posibilidad de poder colaborar con la comunidad de artesanos y usuarios del FARO, así como hacer uso de su nave-taller. Nos trasladamos a vivir a la residencia del centro para llevar a cabo el taller de ideación y construcción colectiva de carritos.

Talleres de construcción
Se desarrollaron prototipos de carritos[ref]Planos en pdf descargables en basurama.org/b08_rus_mexico_taller.htm[/ref] de usos distintos a los habituales, de modo que éstos pudieran ser percibidos por aquellos que generalmente no les prestan atención. Se contó con la colaboración de Eloísa Ávila, diseñadora industrial,  que por su conocimiento de la ciudad y especialización en reutilización de materiales, resultó indispensable para el desarrollo del proyecto.

La chatarra utilizada para la construcción de los carritos provino de la colaboración con Osvaldo “Pato” Avilés[ref]Puede consultarse el texto sobre Osvaldo “Pato” Avilés en basurama.org/blog/2008/09/06/osvaldo-el-pato/[/ref], el pepenador “oficial” del FARO, que nos ayudó a comprar y transportar la chatarra del depósito para el que trabajaba en el barrio de Loma Bonita –Nezahualcoyotl[ref]Un municipio adyacente a México DF.[/ref]–. El resto de materiales y componentes provino del Tianguis de El Salado o de Santa Martha Acatitla, que se celebra cada miércoles alrededor del FARO. El taller comenzó con una clase de Osvaldo contando su experiencia como clasificador informal y sobre la construcción de su carrito. En una segunda fase se definieron los carritos que se iban a construir en función de las necesidades de los participantes, como era el caso de una radio portátil para Radio FARO o un taller de reparaciones de bicis portátil para el colectivo Bicitekas[ref]El colectivo Bicitekas fomenta el uso de la bicicleta en Ciudad de México. Fueron los receptores de los posters y las pegatinas que Basurama diseñó y realizó.[/ref]. La documentación[ref]Catálogo de carritos de México [http://basurama.org/b08_rus_mexico_carritos.htm][/ref] que estábamos realizando paralelamente sobre los carritos que distintos oficios utilizan en la ciudad, comerciantes ambulantes además de toda clase de trabajadores informales y formales de la basura, ayudó a la hora de elaborar las propuestas. Generalmente son carritos autoconstruidos y basados en un diseño popular y vernáculo, mil veces repetido y mil veces reinventado. Nuestra propuesta fue un paso más en todo ese proceso.

Marcha desde el FARO hasta El Zócalo
Posteriormente se organizó una marcha con los carritos finalmente construidos hasta El Zócalo capitalino, 16,6 kilómetros por las calles del DF hasta su centro compartiendo carretera con los automóviles. Se trataba de una invitación a vivir la ciudad de un modo diferente y mostrar otras formas de habitarla distintas de las del transporte en coche. Un paseo festivo y reivindicativo, que duró todo el día y que se aprovechó para poner en marcha una campaña de comunicación con pegatinas y posters en contra de la supremacía del automóvil en la ciudad. El hecho de que la marcha coincidiera con los fastos de celebración del día de la independencia hizo que la llegada a El Zócalo tuviera una acogida festiva y multitudinaria. Los carritos quedaron aparcados en el Centro Cultural de España en México DF –CCEMX– a la espera de ser exhibidos en la exposición sobre el proyecto.

Exposición

Para la inauguración de la exposición, realizada en el CCEMX se invitó a diferentes pepenadores de Nezahualcoyotl, para que presentaran conjuntamente sus carritos de pepenador con los carritos construidos en el taller del FARO. Se organizaron carreras de carritos en la calle Guatemala, donde está situado el centro cultural, y otras actividades para que el público se acercara a los pepenadores y a sus carritos. Se promovía que el público pudiera compartir con ellos saberes y vida, no desde un punto de vista espectacular, si no desde el encuentro en un ambiente distendido, lejos de sus trabajos y de su habitual posición en la ciudad. Para que los pepenadores estuvieran presentes el día de la inauguración se fletó un camión que transportó los carros y se los contrató. Este hecho reveló la dependencia de este grupo de pepenadores de los patronos de los depósitos de residuos a los que vendían el material, que reclamaron encubiertamente su parte del dinero. Esta relación de dependencia no era desconocida para nosotros, pero sí ponía de manifiesto claramente que los propietarios de los depósitos eran “de facto” los patronos[ref]Se repetía el modelo caciquil, a una escala menor descrito en Castillo Berthier, Héctor F. 1990. La Sociedad de la Basura: Caciquismo en la Ciudad de México. Mexico City: Dirección General de Publicaciones, Universidad Nacional Autónoma de Mexico.[/ref] de los pepenadores, ya fuera porque el carrito les pertenecía o por tener ciertos tratos de exclusividad. Los patronos controlaban el precio de los materiales y el uso de sus carritos. También pudimos comprobar que no existía entre los pepenadores una conciencia de grupo o de clase que les permitiera vislumbrar otra manera de trabajar o asociarse para mejorar sus condiciones laborales.

 

http://basurama.org/b08_rus_mexico.htm

 

MATERIALES
Chatarra
FECHAS
Exposición: 19 sept. - 16 nov. de 2008
Producción: 1-6 sept. de 2008
Viaje previo: agosto de 2008
COLABORADORES LOCALES
FARO de Oriente (y su comunidad) 
Centro cultural municipal de artes y oficios.
Eloísa Ávila Barreiro
Diseñadora industrial.
José Luis "Pyty"
  Artista local del barrio de Iztapalapa y del FARO de Oriente.
ACTIVIDADES
Taller de construcción de carritos. FARO de Oriente.
7-13 septiembre de 2008.
Acción: "No se detenga". Marcha desde Faro de Oriente –Iztapalapa) a la Plaza de El Zócalo. 14 septiembre de 2008.
Cátalogo de carritos y pepenadores.
Presentación de carritos construidos en el taller y otros carritos de pepenadores en el Centro Cultural de España en México y calle Guatemala. 19 septiembre de 2008.
Exposición: Centro Cultural de España en México. 19 sept. - 16 nov. de 2008.
DOCUMENTANCIÓN EN VÍDEO
Daniel Alvarado [youtu.be/7KTuZ5LrnNw]
Web de RUS México. Haga su propio carrito
»

Comments RSS feed for this post.

Leave a comment