RUS México. Haga su propio carrito

Más fotos

Contexto

En México DF, donde el automóvil es el medio principal de transporte, también existen miles de comerciantes ambulantes que utilizan carritos autoconstruidos para moverse por la ciudad: tamaleros, vendedores de jugo, taqueros, limpiabotas, vendedores de mercancías diversas… y además, los clasificadores informales y formales de la basura, llamados en México pepenadores. En la construcción de estos carritos se puede apreciar gran sabiduría popular que en ocasiones se ve coartada por tener que estar al servicio de una serie de usos muy reducidos: compra-venta, cocina, almacén, acarreo, etc.

Los pepenadores, por el hecho de ir paseando la basura a la vista de todos, se convierten en un elemento fundamental para configurar un paisaje urbano alejado de la visión “limpia” que siempre quiere ofrecerse de las ciudades “desarrolladas”, retórica que esconde la máxima de “una ciudad limpia es la base para una mala gestión de los residuos”. El sistema que tienen de recoger los residuos (a pie de calle, cobrando por ello, etc.) es más cercano, y humano. Ambos factores son muy interesantes en un hipotético programa de reducción del consumo: cuando los residuos se ven, se palpan y se pesan, se tienen más en cuenta.

La basura del DF

El sistema de recolección de basuras de la Ciudad de México presenta unas características muy concretas y complejas, pero que funciona tan eficientemente como los sistemas desarrollados. A nivel ecológico la minuciosa separación que realizan todos los recolectores informales hace que el sistema de reciclaje —y, por tanto, de reducción de los residuos— del DF sea mucho más eficaz de lo que podría ser contando sólo con el presupuesto del Gobierno del DF, que se apoya abiertamente en este sistema informal. De este modo se consigue la reutilización y el reciclaje de aproximadamente un 15% de los residuos.

La venta en los tianguis (rastrillo de objetos de segunda mano, según la jerga mexicana) de lo recuperado evita la puesta en vertedero de muchos materiales que aún pueden ser útiles, lo que convierte a los propios pepenadores en una auténtica red de reutilización de materiales y muebles. Se calcula que en México D.F. trabajan unos 15.000 pepenadores.

Proyecto RUS México. Haga su propio carrito

El objetivo de este proyecto era poner en valor la labor ecológica, social y urbana del pepenador, mostrando los diferentes elementos que componen el ciclo de la basura en México DF. Se trataba de contraponer mediante la acción el uso de estrategias de bajo consumo, como es el uso de los carritos de los pepenadores y de los comerciantes ambulantes, con el uso extendido del transporte privado, que viene a ser el máximo exponente de la contaminación del aire en la ciudad.

El proyecto se desarrolló en el FARO de Oriente, un centro de artes y oficios situado en Iztapalapa, una delegación en el sureste de México DF. De esta manera tuvimos la posibilidad de poder colaborar con la comunidad de artesanos y usuarios del FARO, así como hacer uso de su nave-taller. Nos trasladamos a vivir a la residencia del centro para llevar a cabo el taller de ideación y construcción colectiva de carritos.

Se desarrollaron prototipos de carritos de usos distintos a los habituales, de modo que estos puedan ser percibidos por aquellos que generalmente no les prestan atención. Se contó con la colaboración de Eloísa Ávila, diseñadora industrial, que por su conocimiento de la ciudad y especialización en reutilización de materiales, resultó crucial para el desarrollo del proyecto.

La chatarra utilizada para la construcción de los carritos provino de la colaboración con Osvaldo “Pato” Avilés, el pepenador ‘oficial’ del FARO, que nos ayudó a comprar y transportar la chatarra del depósito para el que trabajaba en el barrio de Loma Bonita (Nezahualcoyotl). El resto de de material y componentes provino del Tianguis de El Salado o de Santa Martha Acatitla, que se celebra cada miércoles alrededor del FARO.

El taller comenzó con una clase de Osvaldo contando su experiencia como clasificador informal y sobre la construcción de su carrito. En una segunda fase se definieron los carritos que se iban a construir en función de las necesidades de los participantes, como era el caso de una radio portátil para Radio FARO o un taller de reparaciones de bicis portátil para el colectivo Bicitekas. La documentación que estábamos realizando paralelamente sobre los carritos que distintos oficios utilizan en la ciudad: comerciantes ambulantes además de toda clase de trabajadores informales y formales de la basura, ayudó a la hora de elaborar las propuestas. Generalmente son carritos autoconstruidos y basados en un diseño popular y vernáculo, mil veces repetido y mil veces reinventado. Nuestra propuesta iba a ser un paso más en todo ese proceso.

Posteriormente se organizó una marcha con los carritos finalmente construidos hasta el Zócalo capitalino, 16,6 kilómetros por las calles del DF hasta su centro compartiendo la calle con el tráfico de los automóviles. Se trataba de una invitación a vivir la ciudad de un modo diferente y mostrar otras formas de recorrerla. Un paseo festivo y reivindicativo a pie que duró todo el día y que se aprovechó para poner en marcha una campaña de comunicación con pegatinas y posters en contra de la supremacía del automóvil en la ciudad. El hecho de que la marcha coincidiera con los fastos de celebración del día de la independencia hizo que la llegada al Zócalo tuviera una acogida festiva y multitudinaria. Los carritos quedaron aparcados en el CCEMX a la espera de ser exhibidos en la exposición.

Para la inauguración de la exposición, realizada en el CCEMX, se invitó a diferentes pepenadores de Nezahualcoyotl, para que presentaran conjuntamente sus carritos de pepenador con los carritos construidos en el taller del FARO. Se organizaron carreras de carritos en la calle Guatemala, donde está situado el centro cultural, y otras actividades para que el público se acercara a los pepenadores y a sus carritos. Se promovía que el público pudiera compartir con ellos saberes y vida, no desde un punto de vista espectacular, si no desde el encuentro en un ambiente distendido, lejos de sus trabajos y de su habitual posición en la ciudad.

 

Más información

Planos y fotos de carritos construidos.

Carritos de México: Recopilación de fotos de las diferentes tipologías de carritos que pueden encontrarse en México D.F.

Terminología básica de los agentes de la basura de México D.F.

 

 

Barna sobre ruedas

Más fotos

La Plaça dels Àngels de Barcelona es un lugar de paso y acceso al MACBA utilizado principalmente por skaters y turistas.

Haciendo un breve análisis de esta plaza llegamos a la conclusión de que el uso intensivo que los skaters hacen de ella se debe a que reúne una serie de condiciones que la hacen óptima para ello:

  • Gran extensión en superficie.
  • Pavimento liso y continuo.
  • Ausencia de obstáculos.

Pero estas mismas características que hacen de la Plaça dels Àngels un lugar óptimo para el skating pueden aprovecharse también para introducir otros usos.

Partiendo de esta idea decidimos hacer un experimento en la plaza, consistente en introducir muebles móviles cuyo fin era multiplicar la cantidad de usos posibles del espacio; pero no sólo usos cotidianos como sentarse o leer un periódico, sino también otros menos habituales en el espacio público. Así, podrían producirse nuevos usos como carreras de sofás, partidos de baloncesto sobre sillas de salón o un siestódromo móvil.

Para este proyecto contamos con la colaboración de nuestros amigos del colectivo Makea. Muchos de los muebles que pueden verse en las imágenes y videos del proyecto salieron de sus manos.

Durante siete intensos días recorrimos las calles de Barcelona en busca de muebles abandonados, visitamos el vertedero de Gavà (destino final de los muebles tras la recogida municipal en Barcelona) y sobre todo dedicamos largas jornadas de trabajo a transformar los muebles, remezclarlos y ponerles ruedas.

Alberto se trajo desde Valencia un montón de tablas de monopatín rotas que le dio un amigo de allá con las que construímos un supermonopatín de varias plazas. Xan se enamoró de una flightcase con la que construyó un extraño tanque que acabó siendo tripulado por un perro. María se fijó en una bobina gigante de madera de las que se usan para transportar cables y la convirtió en un balancín… Así, al cabo de una semana, teníamos alrededor de setenta muebles con ruedas listos para una acción de cuatro días en la plaza.

Inauguraramos la acción haciendo un improvisado rally desde nuestro pequeño taller temporal en el barrio Gótico hasta Plaça dels Àngels (sin duda uno de los momentos más divertidos del proyecto) y durante los siguientes cuatro días los muebles estuvieron en la plaza a disposición del público. Fue muy satisfactorio ver cómo la plaza se llenó de personas que optaban por hacer una parada en su trayecto y permanecer un rato, jugar, experimentar y, en definitiva, habitar la plaza.

El último día de la acción realizamos una subasta de los muebles entre los transeúntes de la plaza. El que mejor uso le prometiera al mueble se lo llevaba. El saldo final no pudo ser más satisfactorio: todos los muebles fueron adoptados menos cuatro (suponemos que por ser demasiado feos o grandes).

Para nosotros tras una actividad tan lúdica como esta subyace una reflexión más seria sobre el espacio público. ¿Quién usa el espacio público?, ¿por qué lo hace?, ¿es posible o legal cualquier forma de uso?, ¿qué estrategias posibles hay para activar un espacio público?, ¿qué estrategias encuebiertas (pero oficiales) existen para impedir el uso del espacio público?


sobre ruedas 01 express

sobre ruedas 02 pasatge particular

sobre ruedas 03 vertedero

sobre ruedas 04 safari

sobre ruedas 05 montaje

sobre ruedas 06 rally

sobre ruedas 07 acción

sobre ruedas 08 planofijo

sobre ruedas 09 adiós muebles

 

Delirios con cartón: ‘Crear Toledo’

Basurama participó en Crear Toledo, jornadas de creación juvenil coordinadas por Enthusiasmo, con un taller de construcción con cartón. Inicialmente no sabíamos muy bien hacia donde se dirigía el trabajo con los alumnos participantes. Algunos experimentos con máscaras y pero enseguida comenzamos a caminar hacia la construcción de un rosetón semejante al de la Catedral, pero con cajas de cartón encontradas en la puerta de los comercios de la zona y en una zona industrial próxima a la ciudad. El surrealista fin de semana finalizó con un desfile por las calles del centro, por las que pudimos pasear nuestro rosetón multicolor, que se convirtió en giratorio gracias a la acción de dos tuberías de diámetro similar. Dado que los talleres estaban organizados por los brasileños de Enthusiasmo, no fue de extrañar que acabáramos en Carnaval toledano.

Al final del desfile rendimos un homenaje al rosetón oficial haciendo girar delante de la fachada principal de la catedral nuestro rosetón construido con basura de la ciudad.

.

.

 

Diseño de sobra

El grupo del Programa de Estudios Internacionales vuelve a llamar a las puertas de basurama en su viaje de estudios anual. El taller comenzó en Matadero y salió a las calles del centro de la ciudad la primera jornada por la noche. Allí, los alumnos trabajaron con los materiales encontrados que las tiendas arrojaron hacía poco tiempo. Cada grupo centró su trabajo en un aspecto de los materiales encontrados: gráfica de objetos de embalaje, estructura y textura.

En las siguientes jornadas, el grupo recopiló una gran cantidad de material con el fin de hacer una intervención final en el centro de la ciudad.

Nuevas formas de habitar la ciudad

Más fotos

Basurama celebra el 50 aniversario de la ciudad de Brasilia con unos talleres en los que se trabaja sobre la relación entre la ciudad ideal y la ciudad informal, entre el Plano Piloto y las ciudades satélites surgidas a su alrededor.

Con la participación de jóvenes de tres comunidades periféricas*, Arapoangas, Itapua e Estrutural, realizamos por triplicado un taller de creación de la identidad urbana. Reutilizamos la iconografía de la icónica arquitectura del Plano Piloto diseñado en 1960 por Lucio Costa, para jugar con la falta de símbolos en los asentamientos informales. Imprimiendo sobre carteles de bienvenida con rodillos y plantillas, publicamos una serie en cada una de las ciudades que, al final del taller, pegamos en la ciudad, comenzando la transformación del espacio urbano.

*con una doble condición periférica -asentamientos informales en la periferia de las ciudades periféricas de Brasilia.

 

 

 

 

‘The Knot’: uniendo lo existente con el imaginario

Durante dos semanas, ‘The Knot‘ se instaló en Mariannenplatz, desplegando sus actividades en el barrio berlinés de Kreuzberg. ‘The Knot’ inició su gira en el parque del obsoleto aeropuerto ‘Flughaffen’ de Berlin, y le llevó después al barrio de Kreuzberg y otros espacios urbanos de Varsovia y Bucarest.

Basurama participa en las actividades que se desarrollaron en la parada de ‘The Knot’, proyecto itinerante del colectivo Raumlabor en Marianenplatz, Berlin. Basurama coordinó junto con Jakub Szczęsny, del estudio Centrala (Polonia) y Nicolas Henninger del colectivo eXYZt (Francia) un taller basado en el desarrollo de un nuevo imaginario del barrio de Kreuzberg a través de la experiencia con el entorno donde se encontraba instalado el campamento de The Knot. Jugando con los espacios del barrio y con la historia de la ciudad, los participantes redescubrieron ‘The Kreuzball’ (juego de la cruz), un viejo juego olvidado que se remonta a la fundación del barrio, cuando en la plaza de Mariannenplatz se disputaba a vida muerte el poder sobre la ciudad de Berlin. El taller pretendía realizar, a través de la incursión en el ‘Kreuzball’, un ejercicio de incursión en el pasado y en el futuro de la ciudad con la idea de que a través de la ficción y la acción sobre la ciudad existente, podamos crear una visión deseable de futuro del nuestro entorno urbano.

 

Spermöla sobre ruedas.

Más fotos

Spermöla sobre ruedas nace de la unión de los proyectos Spermöla (intercambio de objetos rescatados de la basura) y Todo sobre ruedas, (taller de construcción de mobiliario monstruoso, público y juguetón); una oportunidad para rescatar objetos condenados al vertedero y una gran ocasión para jugar en el espacio público.

Con motivo del Día Internacional del Museo, Basurama trabajó en el espacio del museo Es Baluard de Palma de Mallorca rescatando decenas de muebles de las fauces de la máquina trituradora para darles una nueva vida con nuevas formas mutantes que revitalizaran el espacio público. El objetivo: convertir el espacio de este centro en un lugar para el intercambio y la acción creadora.  El público fue invitado a enriquecer el intercambio con sus propios objetos, participar en la acción y llevarse los objetos reconvertidos a su casa.

 

 

 

Talleres en el Solar Decathlon Europe

Más fotos

Solar Decathlon es un concurso internacional que viene celebrándose desde 2002, y en el que participa desde la primera edición la Universidad Politécnica de Madrid. Cada país participante, representado por un equipo de estudiantes, diseña una casa lo más sostenible que puede; el indicador que mide la sostenibilidad es la cantidad de sistemas alimentados con energías “limpias”. Para conseguir un buen índice de sostenibilidad los equipos contactan con empresas de materiales y otros artefactos que estén interesadas en intercambiar sus productos por publicidad directa.

Cada año, los equipos seleccionados desmontan y transportan su prototipo, que previamente han construido y ha sido evaluado por un jurado, hasta la ciudad sede, donde lo vuelven a montar. La edición de este año se celebra en Madrid, y la “Villa Solar” se emplaza en la rivera del Manzanares, cerca de Príncipe Pío. Como el proceso de montaje produce una cantidad considerable de material sobrante, la organización de Solar Decathlon ha pensado en Basurama para construir una casa con todo este material, una chabola solar en toda regla; y en Obsoletos para aprovechar paneles solares y demás cacharrería.

El pabellón b
Los dos talleres se llevaron a cabo en el pabellón de Basurama. Un pabellón construido con residuos de los demás participantes y basura recogida de la calle, cerca de la entrada a Casa de Campo de Príncipe Pío.

  • Taller de mobiliario urbano con basura

Imagen de las instrucciones del Sófa neumáticos

  • Taller de trastos electrónicos con energía solar con Obsoletos

Durante nuestra busqueda de material, hemos descubierto, por ejemplo, que hay empresas que venden paneles solares al watio. Como el que compra en el mercado de abastos al kilo, se puede contactar con ellos y conseguir trocitos de panel solar fotovoltaico, que sus altos controles de calidad han declarado inútiles, hasta reunir la potencia deseada. También hemos podido comprobar que no existen protocolos de reciclaje en España para los paneles solares defectuosos, así que las empresas los almacenan sin saber muy bien qué hacer con ellos.

Con los paneles que hemos podido conseguir, cogollo ha trasteado hasta poder alimentar un portátil.

Más información en el blog de Obsoletos

Lector Universal de Formatos

¿Como la codificación digital de formatos analógicos puede vencer la obsolescencia de los contenidos?

¿Quién no tiene aún música por su casa en un cassette y ya no se acuerda ni cómo suena ese grupo que reza la pegatina? ¿Quien no tiene una cinta VHS a la que se le despegó la etiqueta y no recuerda qué hay dentro? ¿Quién no se ha encontrado en algún contenedor una cinta de vídeo un poco más rechoncha que las VHS que solía tener por casa y que, tras enterarse que se llamaba Beta, nunca pudo descubrir qué contenía porque la ranura del lector VHS se le quedaba grande? Y qué me decís de formatos que tuvieron una vida más corta como el LaserDisc, el MiniDisc o la unidad ZIP.

Todo el que se encuentre en esta inquietante situación puede ponerle fin la última semana de julio en el Taller para la construcción de un lector universal de formatos.

El post completo en la web de Obsoletos

Máquina ideal inexistente que puede leer cualquier papel, cinta, carrete, tarjeta o disco que almacene información, y traducirlo a cualquier otro lenguaje.

Diseño de sobra en el Seoul Design Festival

Más imágenes

Corea del Sur es la decimotercera economía del mundo. Uno de los principales exportadores de productos electrónicos de consumo. Dentro de cada caja de cartón enviada al extranjero, un electrodoméstico está envuelto en brillante poliestireno expandido, el popularmente conocido como ‘porexpan’.

La editorial coreana Design House invitó a Basurama al Seoul Design festival para realizar un taller experimental de diseño con el popular ‘corcho blanco’ como materia prima. Durante cuatro días, el grupo de coreanos y españoles han explorado distintas vías de reutilización del material a través de intervenciones gráficas, diseño de luminarias y objetos de mobiliario que han transformado el recinto del SDF.

La estrategia del taller consistía en usar el porexpan como materia prima para todos los ejercicios. Los primeros, en los que se invitó a participar al público, consistieron en basarse en las piezas del material para crear personajes animados. Como forma forma de toma de contacto y desprejuiciamiento, el grupo organizó el material por tamaños, formas y tipos de material con el objetivo de establecer un mayor conocimiento del mismo.

El principal objetivo del taller era iniciar un proceso de creación con un grupo de personas, en el que se llegara a un alto nivel de conocimiento y vinculación con el material elegido. Por el camino se diseñaron objetos, se transformó el espacio de trabajo, se construyeron personajes y con ellos se hizo una película animada.

 

.