AUTOCOLE IDEO 2 #imaginarHUERTO #construirPATIO

Segunda etapa de colaboración con la Escuela Ideo. “Mejorando el huerto de la Escuela Ideo”. Marzo 2016.
Más fotos del proceso aquí.
La primera etapa se puede ver aquí.

Dentro de la línea de trabajo de Basurama llamada “Autocoles”, que aborda procesos de transformación de patios de colegio -y las pedagogías informales aplicadas-, se realizaron varios talleres de construcción para acondicionar el huerto del colegio. Se reutilizó madera sobrante recopilada por la escuela.

Se diseñó un jardín vertical modular, con piezas que pueden utilizarse de bancos, de estanterías y de maceteros. En el taller de construcción participaron los alumnos y alumnas de primaria, utilizando todas las herramientas de carpintería. También se trabajó con la valla del huerto, utilizándola como soporte para generar diseños de las hortalizas que se plantan.

Por último se construyó un banco colectivo para la zona del patio, reutilizando palés viejos y goma EVA sobrante de las clases.

Autocole Ideo / #ImaginarPatio #ConstruirPatio

Más fotos del proceso aquí.

Proyecto pedagógico de colaboración entre Basurama y Escuela Ideo. Transformar el patio como estrategia pedagogica.

¿Qué podría hacerse con una tubería gigante y un depósito de 25.000 litros en el patio de una Escuela?

La Escuela Ideo es un centro educativo emplazado, de manera provisional, en un edificio de oficinas. #ImaginarPatio #ConstruirPatio, surge de la necesidad de convertir un parking de dimensiones reducidas, en un entorno de juego que cubra las necesidades de alumnas y alumnos de edades muy diferentes.
Siguiendo la filosofía del centro, y la línea de trabajo de Basurama (Autocoles y Autoparques), se decide realizar un ambicioso proyecto de transformación del patio de recreo, implicando a toda la comunidad educativa. Junto con los alumnos de secundaria el curso 2014-2015 comenzamos un proceso pedagógico de transforamción espacial del parking en patio. Esta intervención supone, además, una ocasión de aprendizaje vivencial, interdisciplinar y práctico.

Para ello nos organizamos en comisiones y fuimos desarrollando varias fases de deseo, diseño, y construcción colectiva. Trabajamos con materiales reutilizados muy significativos (tubería de acometida, depósito de 25.000 litros, escalera de escenografía…) que recuperamos de una obra de Matadero Madrid y con materiales de la Escuela (sobras de tatami).

Diferentes fases y comisiones:

  • Comisión de Diseño
  • Comisión de logisitica
  • Comisión de herramientas y materiales
  • Comisión de pintura

Transformaciones realizadas:

  • Anamorfismos: “All you need is patio” y “Cambia tu perspectiva”
  • Pintar los campos de baloncesto.
  • Columpios: Con neumático y cuerda.
  • TUBOGÁN: Reutilización de un tubo de acometida y una escalera de teatro.
  • AULA ESPACIAL: Reutilización de un depósito de 2500 Litros.

 

Autoparque en Addis Abeba. La casa de los Niños perdidos

Más fotos del proyecto
Fotografías realizadas por los niños del orfanato

 

Contexto

En el orfanato gubernamental Kibebe Tsehay de Addis Abeba viven niños y niñas de 0 a 8 años. El orfanato es su pequeño mundo y todas sus actividades diarias (dormir, asearse, estudiar, comer…) suceden allí y se realizan en grupo.

El lugar cuenta con un gran espacio exterior donde apenas hay árboles y en el que en algún momento hubo unos columpios ya prácticamente inutilizables. En una esquina de la institución hay amontonadas cunas y camas viejas, alguna pieza de columpio oxidada y numerosos zapatos y ropa que ya no pertenece a nadie.

La metáfora de los Niños Perdidos del cuento de James Matthew Barrie, y la intención de generar un mínimo espacio de privacidad para los niños que además habilitara el patio para poder realizar actividades lúdicas protegidos del sol ecuatorial inspiraron este proyecto.


Proyecto

El proyecto se realizó en un tiempo récord de diez días, incluyendo todas sus fases (búsqueda de materiales y recursos, diseño, producción, coordinación y ejecución), gracias a la colaboración de un grupo de más de 30 voluntarios compuesto por estudiantes del Instituto Cervantes, la Universidad de Addis Abeba, cooperantes españoles y diversas personas que acudieron a través del llamamiento de una radio local.

Tras una búsqueda exhaustiva de posibles recursos locales a utilizar en el proyecto, se optó por el empleo de unos sencillos palés de madera en los que casi de podía reconocer las ramas de árbol con los que estaban hechos, restos de metal de los columpios preexistentes y parte de las camas y cunas que estaban almacenadas en el espacio.
Todos estos elementos se implementaron en una estructura construida con tubo metálico, decisión que garantizaba una mínima durabilidad de la intervención en un lugar que pocas veces tiene acceso a recursos para mejorar su espacio.

La intervención se completó con la instalación de una cubierta diseñada para poder extenderse o no según las necesidades de cada momento y construida con lona publicitaria donada por una empresa local.

Algunos objetos personales abandonados por antiguos habitantes del orfanato se pintaron de rojo y se colocaron en una zona del espacio a modo de recuerdo.

El empleo de estos materiales de bajo coste y la sincronización de todos los recursos permitió culminar la intervención en el tiempo y presupuesto disponibles.

El proyecto culminó con la inauguración oficial de la intervención y una conferencia en la Escuela de Arquitectura de Addis Abeba.

 

Autoparque en Malabo

Más fotos

Contexto

Un breve paseo por la ciudad basta para darse cuenta de que el espacio público de Malabo es prácticamente inexistente. Más allá de sus numerosos bares y sus terrazas ocupando las aceras, la calles de Malabo son un espacio de tránsito donde apenas un par de lugares son vividos y utilizados como espacio público, a pesar de no haber sido concebidos para ese uso.

A diferencia de otras ciudades de África los usos formales e informales de la calle son escasos, tanto los relacionados con el aprovechamiento económico y privativo como los relacionados con el descanso, la socialización, el juego o el ocio.

No se puede decir por tanto que en Malabo exista una cultura de uso del espacio público que pueda ser leída y empleada como generadora de un proyecto de intervención.

 

Proyecto

Con motivo de la III edición del Eco Carnaval, un evento organizado por el Instituto Cultural de Expresión Francesa (ICEF) en Malabo, el Centro Cultural de España en Malabo nos invitó a participar en el evento realizando una intervención en el Barrio Chino, un lugar céntrico de la ciudad cercano al Mercado Central.

 

La primera visita al lugar no fue muy halagüeña: coches aparcados en medio del bulevar en el que debíamos intervenir (algunos de ellos directamente abandonados), basura en el suelo, falta de alumbrado público (destruido por los coches al intentar invadir las aceras) y ropa tendida entre los árboles y lo que quedaba de los postes de alumbrado. A esto se sumaba lo irregular del terreno y la imposibilidad por cuestiones políticas y de permisos de construir in situ.

 

Basurama. Barrio Chino de Malabo

 

Sin embargo algunos características del lugar nos resultaron susceptibles de ser generadoras de una intervención que aportara calidad de uso al lugar. Esa misma ropa que veíamos tendida en medio del bulevar y en las plantas bajas de los edificios colindantes nos indicaba que ya existía de alguna manera un uso comunitario del espacio interesante de fomentar y, como elemento más característico del espacio, un gran mango que da sombra a buena parte del lugar podía ser algo en torno a lo que articular el proyecto.

 

En cuanto a los materiales disponibles, el CCE de Malabo había realizado una búsqueda previa a nuestra llegada, consiguiendo principalmente palés de madera de diversos tamaños y cajas de plástico de una empresa de refrescos. Teníamos material de sobra, nuesto problema era la diversidad de dimensiones que teníamos que manejar.

 

Con toda esta información decidimos realizar una intervención que apoyara el único uso comunitario que habíamos detectado en el lugar, relacionándola a la vez con algunos elementos del espacio y añadiendo como nuevo uso un espacio de juegos para niños.

 

Basurama. Propuesta Autoparque en Malabo

 

El principal reto al que nos enfrentábamos era la miscelánea de dimensiones de los materiales y la imposibilidad de trabajar en el lugar salvo momentos concretos en los que fuéramos a instalar los elementos de la intervención. Frente a este reto, nuestra estrategia fue generar rápidamente un sistema de diseño que se adaptara de forma metódica a los materiales disponibles, para así enfocar todos nuestros esfuerzos en la durabilidad de la intervención y la mínima adaptación a un terreno desconocido y un tanto accidentado.

 

Basurama. Reparando palés

 

Decidimos partir de la forma de un hexágono regular (forma ya experimentada en proyectos anteriores de Autoparques) y generar un sistema sencillo de transformación de la figura regular para adaptarla a las diversas medidas de los materiales que teníamos. De esta manera podíamos producir elementos modulares independientes (más fáciles de transportar desde el lugar de trabajo al espacio de intervención) con la confianza de que podían combinarse fácilmente entre sí y adaptarse a la vez al terreno.

 

En sucesivos días fuimos produciendo y transportando al lugar los módulos que conformaban el proyecto, empleando los palés como elementos resistentes sobre los que los niños podían trepar y los adultos sentarse, y generando superficies de sombra o soportes para crear jardines verticales con las cajas de plástico.

 

La segunda parte de la invitación consistía en participar en el desfile del Eco Carnaval el 15 de noviembre. Propusimos hacer del hecho de tener que transportar los módulos una fiesta, y junto con las familias de los trabajadores del CCE y otros espontáneos (sobre todo niños y niñas) desfilamos

con el último de los elementos por las calles de la ciudad, haciendo del montaje final un evento público.

 

Basurama. Ecocarnaval en Malabo

Autoparque en Maputo

Más fotos

Contexto

Mafalala es uno de los barrio más históricos y populares de Maputo, Mozambique. Personajes como el futbolista Eusebio (La Pantera Negra), Samora Machel (primer presidente del Mozambique independiente) o los poetas Noémia de Sousa y José Craveirinha nacieron o se criaron en este barrio.

Su carácter netamente informal se debe a que en los orígenes de Maputo (s.XVIII) los mozambicanos autóctonos eran obligados a vivir más allá de la ciudad planificada por los colonos portugues, siendo este barrio uno de los primeros en crearse.

Actualmente la asociación Iverca trata de difundir la historia y valores de Mafalala a través del fomento del turismo y la realización de actividades culturales, principalmente el Festival de Mafalala.


Proyecto

Invitados por la Embajada de España en Maputo, participamos en el Festival de Mafalala realizando un taller de formación para voluntarios de diversas organizaciones del barrio con el objetivo de construir un espacio de juegos en una de la escuela de Mafalala, la Escuela Unidad 23.

La escuela carecía de cualquier tipo de mobiliario que permitiera disfrutar de un espacio exterior lleno de potencialidades, principalmente el árbol del patio principal.

Junto con los participantes diseñamos y construimos pequeños elementos realizados con neumáticos conseguidos en el mismo barrio que sirvieron para activar los espacios más pequeños. Junto a estos, llevamos a cabo una intervención más grande en el espacio central, con palets donados por una empresa local, y por último aprovechamos el muro perimetral para construir un huerto vertical con plantas recogidas en las calles y casas de los alrededores.

Pensamos que este proceso de formación y diseño con la comunidad es una vía para generar procesos de transformación autónomos y duraderos en el tiempo.



Entrevista realizada el día de la inauguración del proyecto. Vídeo realizado por Maria Rusca.

 

Autobarrios SanCristobal

Autobarrios se puso en marcha en Enero de 2012 en el barrio madrileño de San Cristóbal de los Ángeles. Durante los doce primeros meses, el proyecto trabajó con agentes sociales y vecinales del barrio, sumándose a sus procesos existentes y convertiéndose en la excusa para consolidarlos. De los encuentros nació una plataforma integrada por diferentes asociaciones locales con los que se definió, Autobarrios SanCristobal, como un proceso colectivo de reactivación de un lugar abandonado, reinventando su función y uso, mediante la construcción de un espacio urbano sugerente por y para los jóvenes y vecinos del barrio .

Desde entonces, el proyecto ha seguido un proceso natural basado en la consolidación de los lazos de confianza entre los diferentes actores y en conectar, afianzar la red de recursos locales para poder nutrir, definir e ir haciendo posible la iniciativa.

A día de hoy, este proceso en red sigue desarrollándose y posibilitando la gestión y activación del espacio urbano que se terminó de construir en Mayo 2014, porque un espacio no culmina en la construcción física de un objeto diseñado sino que se desarrolla continuamente en una producción social y cultural.

Todas las imágenes del proyecto en el facebook de Autobarrios SanCristobal.

VÍDEOS DE LAS INTERVENCIONES

 

 

 

EL PROCESO

Estrategias de desarrollo urbano comunitario para dignificar y transformar un lugar abandonado del barrio en un espacio público útil que responde a las necesidades de los vecinos.

 esquema procesograma bis Dossier aB

FASE III (2013-2014) REVITALIZACIÓN Y CONSTRUCCIÓN

La fase constructiva formaliza el imaginario común del espacio: las intervenciones colectivas ejecutadas abarcan desde un escenario, un cine y zonas de estancia que han sido diseñadas de forma que puedan seguir siendo utilizadas mientras no estén cumpliendo la función para la que fueron creadas.

Autobarrios es un proyecto orgánico y contextualizado que evoluciona a tiempo real: en la fase constructiva, los recursos de los que se pudo disponer y que se pudieron reutilizar condicionaron el diseño del mobiliario, sus usos asociados y los tiempos de ejecución. Las intervenciones constructivas se plegaron así a las posibilidades y se plantearon y ejecutaron de forma independiente unas de otras.

> 1ª fase = Acondicionamiento

+ Pintura > revitalización de 1945 m2 de superficies: #sancrisdecolores Part I (Febrero 2013) y Part II (Mayo 2013) desarrollados con Boa Mistura. Colaboran Productos Diez y Torremovil de Layher.

+ Suelos > limpieza y adecuación de 2597 m2: #arreglandolapachamama (Septiembre 2013) con la colaboración del Departamento de Conservación y Renovación de Vías Públicas del Ayuntamiento de Madrid.

> 2ª fase = Construcción

+ Mobiliario urbano polivalente >  revitalización de la zona norte del espacio (1131 m2): #bricosancris Part II (Noviembre 2013) desarrollado con Collectif Etc. Colaboran el Institut Français de Madrid, Matadero Madrid, Acciona y Renault.

+ Mobiliario urbano polivalente > revitalización de la zona sur del espacio (726 m2): #bricosancris Part III (Abril 2014). Colaboran Matadero Madrid, Acciona y Renault.

+ Suelos > construcción de un camino resguardado de la lluvia en la zona noroeste del espacio: #bricosancris Part IV (Mayo 2014). Colaboran Bibliobuses Madrid, Acciona y Renault.

> 3ª fase = Acabados

+ Conexión Eléctrica / Conexión Wifi

+ Complementos (señalética, seguridad, limpieza)

FASE IV (2014) GESTIÓN Y ACTIVACIÓN

El espacio público se construye continuamente mediante una producción social y cultural que mantiene un lugar vivo y en constante evolución: en este contexto se inscribe la formación de jóvenes del barrio de San Cristóbal en la activación y gestión sostenible del espacio vecinal recuperado. Una capacitación técnica y cultural que permita dinamizar y consolidar procesos que ya están en marcha en el barrio y activar aquellos que no lo están, convirtiendo a los jóvenes en los gestores culturales de su propio espacio y en los facilitadores de la experiencia cultural como herramienta educativa.

El Curso de Gestión Cultural #culturabajopuente trabaja con los jóvenes desde Junio, la autonomía cultural, técnica y administrativa para facilitar experiencias culturales bajo el puente recuperado.

 

DESARROLLADO CON

Los jóvenes son los protagonistas de este proyecto y los constructores de un espacio público con el que se identifican, dibujado por ellos para el uso de todos.

> Red de colaboradores sociales y vecinales de San Cristóbal de los Ángeles: Asociaciones y colectivos locales que se aseguran de orientar y acompañar adecuadamente todo el proceso para integrar el proyecto dentro del tejido social del barrio.

Casa San Cristóbal-Fundación Montemadrid: centro abierto al barrio desde el que se ofrece una programación socioeducativa y cultural para todas las edades.

Educación Cultura y Solidaridad: asociación sin ánimo de lucro que, desde 1990, trabaja por la integración social en el barrio; ofrecen recursos socioeducativos y culturales a menores, jóvenes, adultos y familias del barrio.

Asociación de Vecinos La Unidad de San Cristóbal: creada en 1978 y declarada de utilidad pública en 1985, trabajan en la participación, impulso y gestión de diferentes planes para la mejora del barrio y la defensa de los intereses de los vecinos.

> Colaboradores externos: Colectivos reconocidos que colaboran desde sus especialidades dando asesoramiento y un compromiso de calidad técnica y creativa al proyecto.

Boa Mistura: colectivo de artistas que interviene principalmente en el espacio público a través del arte urbano, habiendo llevado a cabo proyectos en Sudáfrica, Noruega, Berlín o Sao Paulo.

Collectif Etc: colectivo de arquitectos franceses que construyen espacio público integrando la población local en el proceso creativo.

lacasinegra / Vermut / Nervio Films&Foto: colectivos artísticos dedicados a la creación, gestión, investigación, reflexión y producción cultural mediante prácticas cinematográficas y dispositivos audiovisuales.

Obsoletos: proyecto de investigación, creación y difusión de sistemas creativos de transformación de residuos tecnológicos.

> Red de colaboradores empresariales del Polígono de Villaverde: Empresas locales que colaboran a través de su implicación como profesionales especializados, cediendo herramientas o aportando materiales en stock o en desuso que puedan reutilizarse para dar forma al espacio.

 

ProductosDIEZ S.A.

LOGOS AUTOBARRIOS

Torremovil de Layher

logo autobarrios

Acciona

logo acciona

Renault

logo Renault

Bibliobus Comunidad de Madrid

logo Bibliobus Madrid

 

> Otros colaboradores:

Institut Français de Madrid

logo IFM

Intermediae Matadero Madrid.

logo Intermediae

 

FINANCIADO POR

Casa San Cristóbal y La Casa Encendida – Fundación Montemadrid

fmm_LogoA_black

 

Agradecimientos

A Concha Lorenzana de Antígona Procesos Participativos por su enseñanza, su paciencia y el apoyo que nos ha brindado al proyecto.

A Manuel Basagoiti y a Adrián Masip Moriarty por transmitirnos su experiencia.

Autoparque Niamey: ¡hagámoslo juntos!

Imágenes del proyecto
Imágenes del taller

Proyecto

Proyecto de formación para el diseño y construcción de espacios de juegos al aire libre con recursos locales.

El proyecto contó con la presencia de mas de 60 voluntarios de 12 centros culturales, a lo largo de los 8 días que duró el taller los participantes aprendieron a trabajar con materiales locales de una forma distinta, utilizando herramientas doméstica para y aplicando técnicas constructivas sencillas fácilmente reproducibles.

Como parte del proceso de aprendizaje se transformó el lugar donde se quemaban los reisduos del Centro Cultural Oumarou Ganda en un campo de juegos para niños. Se usaron 4 materiales: palets, neumáticos, bolsas de basura y bidones de plástico, todos ellos encontrados en la calle o procedentes de mercados de segunda mano y muy abundantes en la ciudad de Niamey.

El proyecto culminó con unas jornadas sobre gestión cultural en las que participaron 2 responsables culturales de la OTC y la embajada de España y los directores de 12 centros culturales de Niamey. Basurama intervino como asesor sobre modelos de autogestión y trabajo en red.

 

Artículos relacionados en el Blog de Basurama:

Katako casi
Residuos casi
Invierno casi
África y el bidónde plástico