RUS Buenos Aires: todos somos cartoneros

Más fotos

En Buenos Aires nos encontramos con un fenómeno esencial para entender la realidad de los residuos y la conflictividad social en Latinoamérica: la recolección y separación informal de residuos y sus protagonistas, los cartoneros. Este fenómeno ha sido objeto de numerosos estudios y se ha abordado desde múltiples perspectivas en especial desde la crisis de 2001 cuando el cirujeo se convirtió súbitamente en una forma de sustento para miles de familias. Con RUS BsAs se pretende abordar esta realidad no como “objeto” de estudio si no como “plataforma”.

de acción. Cualquier intento por definir la figura del cartonero acabaría resultando reduccionista y mostraría solo un aspecto subjetivo de la realidad.

Milan sobre ruedas

Más fotos

Durante una semana nos presentamos en Cavalcavia Bussa un parking público al aire libre situado sobre una via elevada situada en la zona norte de Milán.

El objetivo de la intervención era activar el espacio a través de pequeños dispositivos domésticos hechos con herramientas ligeras y materiales caseros que cualquier persona puede encontrar en su casa o en la basura de su barrio.

Durante los días que duró el evento se construyeron 25 objetos móviles con los que realizamos diversas incursiones por el barrio de Isola con la intención de testar el producto y de dar a conocer el evento a los vecinos.

Los 25 dispositivos urbanos estuvieron durante una semana a disposición de los viandantes que pasaban por la zona.

 

Milán on wheels 10 PUBLIC

Milán on wheels 09 PIXEL

Milán on wheels 08 CREAM

Milán on wheels 07

Milán on wheels 06 TIRES

Milán on wheels 05 USATI

Milán on wheels 04 TOOLS

Milán on wheels 03 DUOMO

Milán on wheels 02 SITE

Milán on wheels 01 OPERA

 

RUS Córdoba: Tejedoras urbanas

En Córdoba el proyecto ambulante de la Gira MercoRus conectó con las Tejedoras Urbanas para hacer una instalación urbana. Proyecto que cruza la técnica de cestería con hojas de palma de la Sierra de Córdoba con el plástico PET que recogen los cirujas (clasificadores informales o cartoneros).

Debido al bajo precio que ha alcanzado ese material, ya no sale rentable venderlo como materia prima. Las botellas de PET son cortadas y usadas como materia prima para tejer. Con este sistema se encuentra un camino para revalorizar los materiales y poner en relevancia las técnicas tradicionales.

Complementando esta actividad tuvo lugar un taller de reutilización de ropa usada y materiales deportivos de forma creativa.

Los vecinos del barrio y demás gente de Córdoba se acercaron estos días para aportar materiales, aprender las técnicas de cestería tradicionales e intervenir la Plaza de la Intendencia. El evento terminó con una fiesta tranquila donde todo el mundo pudo compartir un rato de sus vidas con las tejedoras urbanas y modificar el espacio público de su ciudad.

 

 

RUS México. Haga su propio carrito

Más fotos

Contexto

En México DF, donde el automóvil es el medio principal de transporte, también existen miles de comerciantes ambulantes que utilizan carritos autoconstruidos para moverse por la ciudad: tamaleros, vendedores de jugo, taqueros, limpiabotas, vendedores de mercancías diversas… y además, los clasificadores informales y formales de la basura, llamados en México pepenadores. En la construcción de estos carritos se puede apreciar gran sabiduría popular que en ocasiones se ve coartada por tener que estar al servicio de una serie de usos muy reducidos: compra-venta, cocina, almacén, acarreo, etc.

Los pepenadores, por el hecho de ir paseando la basura a la vista de todos, se convierten en un elemento fundamental para configurar un paisaje urbano alejado de la visión “limpia” que siempre quiere ofrecerse de las ciudades “desarrolladas”, retórica que esconde la máxima de “una ciudad limpia es la base para una mala gestión de los residuos”. El sistema que tienen de recoger los residuos (a pie de calle, cobrando por ello, etc.) es más cercano, y humano. Ambos factores son muy interesantes en un hipotético programa de reducción del consumo: cuando los residuos se ven, se palpan y se pesan, se tienen más en cuenta.

La basura del DF

El sistema de recolección de basuras de la Ciudad de México presenta unas características muy concretas y complejas, pero que funciona tan eficientemente como los sistemas desarrollados. A nivel ecológico la minuciosa separación que realizan todos los recolectores informales hace que el sistema de reciclaje —y, por tanto, de reducción de los residuos— del DF sea mucho más eficaz de lo que podría ser contando sólo con el presupuesto del Gobierno del DF, que se apoya abiertamente en este sistema informal. De este modo se consigue la reutilización y el reciclaje de aproximadamente un 15% de los residuos.

La venta en los tianguis (rastrillo de objetos de segunda mano, según la jerga mexicana) de lo recuperado evita la puesta en vertedero de muchos materiales que aún pueden ser útiles, lo que convierte a los propios pepenadores en una auténtica red de reutilización de materiales y muebles. Se calcula que en México D.F. trabajan unos 15.000 pepenadores.

Proyecto RUS México. Haga su propio carrito

El objetivo de este proyecto era poner en valor la labor ecológica, social y urbana del pepenador, mostrando los diferentes elementos que componen el ciclo de la basura en México DF. Se trataba de contraponer mediante la acción el uso de estrategias de bajo consumo, como es el uso de los carritos de los pepenadores y de los comerciantes ambulantes, con el uso extendido del transporte privado, que viene a ser el máximo exponente de la contaminación del aire en la ciudad.

El proyecto se desarrolló en el FARO de Oriente, un centro de artes y oficios situado en Iztapalapa, una delegación en el sureste de México DF. De esta manera tuvimos la posibilidad de poder colaborar con la comunidad de artesanos y usuarios del FARO, así como hacer uso de su nave-taller. Nos trasladamos a vivir a la residencia del centro para llevar a cabo el taller de ideación y construcción colectiva de carritos.

Se desarrollaron prototipos de carritos de usos distintos a los habituales, de modo que estos puedan ser percibidos por aquellos que generalmente no les prestan atención. Se contó con la colaboración de Eloísa Ávila, diseñadora industrial, que por su conocimiento de la ciudad y especialización en reutilización de materiales, resultó crucial para el desarrollo del proyecto.

La chatarra utilizada para la construcción de los carritos provino de la colaboración con Osvaldo «Pato» Avilés, el pepenador ‘oficial’ del FARO, que nos ayudó a comprar y transportar la chatarra del depósito para el que trabajaba en el barrio de Loma Bonita (Nezahualcoyotl). El resto de de material y componentes provino del Tianguis de El Salado o de Santa Martha Acatitla, que se celebra cada miércoles alrededor del FARO.

El taller comenzó con una clase de Osvaldo contando su experiencia como clasificador informal y sobre la construcción de su carrito. En una segunda fase se definieron los carritos que se iban a construir en función de las necesidades de los participantes, como era el caso de una radio portátil para Radio FARO o un taller de reparaciones de bicis portátil para el colectivo Bicitekas. La documentación que estábamos realizando paralelamente sobre los carritos que distintos oficios utilizan en la ciudad: comerciantes ambulantes además de toda clase de trabajadores informales y formales de la basura, ayudó a la hora de elaborar las propuestas. Generalmente son carritos autoconstruidos y basados en un diseño popular y vernáculo, mil veces repetido y mil veces reinventado. Nuestra propuesta iba a ser un paso más en todo ese proceso.

Posteriormente se organizó una marcha con los carritos finalmente construidos hasta el Zócalo capitalino, 16,6 kilómetros por las calles del DF hasta su centro compartiendo la calle con el tráfico de los automóviles. Se trataba de una invitación a vivir la ciudad de un modo diferente y mostrar otras formas de recorrerla. Un paseo festivo y reivindicativo a pie que duró todo el día y que se aprovechó para poner en marcha una campaña de comunicación con pegatinas y posters en contra de la supremacía del automóvil en la ciudad. El hecho de que la marcha coincidiera con los fastos de celebración del día de la independencia hizo que la llegada al Zócalo tuviera una acogida festiva y multitudinaria. Los carritos quedaron aparcados en el CCEMX a la espera de ser exhibidos en la exposición.

Para la inauguración de la exposición, realizada en el CCEMX, se invitó a diferentes pepenadores de Nezahualcoyotl, para que presentaran conjuntamente sus carritos de pepenador con los carritos construidos en el taller del FARO. Se organizaron carreras de carritos en la calle Guatemala, donde está situado el centro cultural, y otras actividades para que el público se acercara a los pepenadores y a sus carritos. Se promovía que el público pudiera compartir con ellos saberes y vida, no desde un punto de vista espectacular, si no desde el encuentro en un ambiente distendido, lejos de sus trabajos y de su habitual posición en la ciudad.

 

Más información

Planos y fotos de carritos construidos.

Carritos de México: Recopilación de fotos de las diferentes tipologías de carritos que pueden encontrarse en México D.F.

Terminología básica de los agentes de la basura de México D.F.

 

 

Barna sobre ruedas

Más fotos

La Plaça dels Àngels de Barcelona es un lugar de paso y acceso al MACBA utilizado principalmente por skaters y turistas.

Haciendo un breve análisis de esta plaza llegamos a la conclusión de que el uso intensivo que los skaters hacen de ella se debe a que reúne una serie de condiciones que la hacen óptima para ello:

  • Gran extensión en superficie.
  • Pavimento liso y continuo.
  • Ausencia de obstáculos.

Pero estas mismas características que hacen de la Plaça dels Àngels un lugar óptimo para el skating pueden aprovecharse también para introducir otros usos.

Partiendo de esta idea decidimos hacer un experimento en la plaza, consistente en introducir muebles móviles cuyo fin era multiplicar la cantidad de usos posibles del espacio; pero no sólo usos cotidianos como sentarse o leer un periódico, sino también otros menos habituales en el espacio público. Así, podrían producirse nuevos usos como carreras de sofás, partidos de baloncesto sobre sillas de salón o un siestódromo móvil.

Para este proyecto contamos con la colaboración de nuestros amigos del colectivo Makea. Muchos de los muebles que pueden verse en las imágenes y videos del proyecto salieron de sus manos.

Durante siete intensos días recorrimos las calles de Barcelona en busca de muebles abandonados, visitamos el vertedero de Gavà (destino final de los muebles tras la recogida municipal en Barcelona) y sobre todo dedicamos largas jornadas de trabajo a transformar los muebles, remezclarlos y ponerles ruedas.

Alberto se trajo desde Valencia un montón de tablas de monopatín rotas que le dio un amigo de allá con las que construímos un supermonopatín de varias plazas. Xan se enamoró de una flightcase con la que construyó un extraño tanque que acabó siendo tripulado por un perro. María se fijó en una bobina gigante de madera de las que se usan para transportar cables y la convirtió en un balancín… Así, al cabo de una semana, teníamos alrededor de setenta muebles con ruedas listos para una acción de cuatro días en la plaza.

Inauguraramos la acción haciendo un improvisado rally desde nuestro pequeño taller temporal en el barrio Gótico hasta Plaça dels Àngels (sin duda uno de los momentos más divertidos del proyecto) y durante los siguientes cuatro días los muebles estuvieron en la plaza a disposición del público. Fue muy satisfactorio ver cómo la plaza se llenó de personas que optaban por hacer una parada en su trayecto y permanecer un rato, jugar, experimentar y, en definitiva, habitar la plaza.

El último día de la acción realizamos una subasta de los muebles entre los transeúntes de la plaza. El que mejor uso le prometiera al mueble se lo llevaba. El saldo final no pudo ser más satisfactorio: todos los muebles fueron adoptados menos cuatro (suponemos que por ser demasiado feos o grandes).

Para nosotros tras una actividad tan lúdica como esta subyace una reflexión más seria sobre el espacio público. ¿Quién usa el espacio público?, ¿por qué lo hace?, ¿es posible o legal cualquier forma de uso?, ¿qué estrategias posibles hay para activar un espacio público?, ¿qué estrategias encuebiertas (pero oficiales) existen para impedir el uso del espacio público?


sobre ruedas 01 express

sobre ruedas 02 pasatge particular

sobre ruedas 03 vertedero

sobre ruedas 04 safari

sobre ruedas 05 montaje

sobre ruedas 06 rally

sobre ruedas 07 acción

sobre ruedas 08 planofijo

sobre ruedas 09 adiós muebles

 

Spermöla sobre ruedas.

Más fotos

Spermöla sobre ruedas nace de la unión de los proyectos Spermöla (intercambio de objetos rescatados de la basura) y Todo sobre ruedas, (taller de construcción de mobiliario monstruoso, público y juguetón); una oportunidad para rescatar objetos condenados al vertedero y una gran ocasión para jugar en el espacio público.

Con motivo del Día Internacional del Museo, Basurama trabajó en el espacio del museo Es Baluard de Palma de Mallorca rescatando decenas de muebles de las fauces de la máquina trituradora para darles una nueva vida con nuevas formas mutantes que revitalizaran el espacio público. El objetivo: convertir el espacio de este centro en un lugar para el intercambio y la acción creadora.  El público fue invitado a enriquecer el intercambio con sus propios objetos, participar en la acción y llevarse los objetos reconvertidos a su casa.

 

 

 

Diseño de sobra en el Seoul Design Festival

Más imágenes

Corea del Sur es la decimotercera economía del mundo. Uno de los principales exportadores de productos electrónicos de consumo. Dentro de cada caja de cartón enviada al extranjero, un electrodoméstico está envuelto en brillante poliestireno expandido, el popularmente conocido como ‘porexpan’.

La editorial coreana Design House invitó a Basurama al Seoul Design festival para realizar un taller experimental de diseño con el popular ‘corcho blanco’ como materia prima. Durante cuatro días, el grupo de coreanos y españoles han explorado distintas vías de reutilización del material a través de intervenciones gráficas, diseño de luminarias y objetos de mobiliario que han transformado el recinto del SDF.

La estrategia del taller consistía en usar el porexpan como materia prima para todos los ejercicios. Los primeros, en los que se invitó a participar al público, consistieron en basarse en las piezas del material para crear personajes animados. Como forma forma de toma de contacto y desprejuiciamiento, el grupo organizó el material por tamaños, formas y tipos de material con el objetivo de establecer un mayor conocimiento del mismo.

El principal objetivo del taller era iniciar un proceso de creación con un grupo de personas, en el que se llegara a un alto nivel de conocimiento y vinculación con el material elegido. Por el camino se diseñaron objetos, se transformó el espacio de trabajo, se construyeron personajes y con ellos se hizo una película animada.

 

.