Tienda gratis en Manresa 5: Visita al punto limpio (deixalleria)

Con las bicis traidas en la furgo desde Madrid nos hemos ido al punto limpio (deixalleria) a hablar con Toni. El lugar se encuentra unos metros del punto de partida de los camiones del otro día. Tras las primeras recogidas de voluminosos nocturnas vemos que estamos faltos de componentes electrónicos y de todo tipo de objetos que no sean muebles de madera o sofás. La tienda le queda poco para abrir, los Obsoletos y Makea están a punto de llegar y queremos tener mejor material. Así que hemos vuelto a pensar en recolectar cosas del punto limpio, aunque esté terminantemente prohibido. Por esa razón nos hemos puesto de nuevo en contacto con Toni, para ver si temporalmente podemos sacar material de allí.

El punto limpio es como otro calquiera: playa de asfalto elevada sobre los diferentes contenedores que contienen cada uno de los materiales. Aparcada a un lado está la deixellería móvil, furgoneta que va por los barrios de Manresa y municipios de la comarca. Toni nos cuenta que el Consorci del Bages (conorcidelbages.cat) se encarga de gestionar 16 deixellerias como esta, además del vertedero (abocador)  y el compostador. Que de lo que entra en el punto limpio salvan de ir al vertedero alrededor del 70%, lo que no se salva son los escombros y plásticos no reciclables, entre otras cosas. Lo que no entra en este cálculo son los camiones de la recogida nocturna que van directamente a parar al vertedero sin pasar por el punto limpio. Toni nos pone en contacto con Carmen, que será la encargada de participar en esta experiencia piloto y salvar los objetos que ella vea que pueden sernos útiles. Hacemos hincapié en elementos con ruedas, electrodomésticos y aparatos electrónicos. Cualquier tipo de ordenador está terminantemente prohibido, para no tener ningún problema con el uso de los datos que contiennen estos componentes. No, tampoco nos dejan coger un poco de RAM o placas madre. Además, cualquier cosa que veamos en el contenedor es ya intocable, lo que ha sido tirado no puede ser ya recuperado, hay que cogerlo antes de que caiga… pero para eso ya tenemos a Carmen. Es curioso que la basura genere tanto secretismo, tantas leyes y tanta “normativa” estrictísima.

Tenemos que dar un nombre y un DNI de la persona que irá a recoger los productos rescatados.
Volvemos con nuestras bicis a la iglesia, que aún nos queda mucho trabajo. Dejamos atras carteles de las últimas eleciones municipales, una cafetera que necesitábamos en nuestro apartamento, sillas y más sillas de madera pleglables. A ver si conseguimos sacar algo de este lugar y añadir una flecha más a nuestro gráfico.

Las fotos vendrán cuando venga internet más fluido.

You may also like

One comment

  • Takashi 20 abril, 2010   Reply →

    Da pena que sea tan difícil recuperar esas cosas! Ánimo con la recopilación. Y cuidado con Diógenes que está al acecho (o al menos eso dice mi madre). 😉

Leave a comment