RESIDUOS CASI

Los vertederos de Niamey no contienen objetos, todo lo que llega ya está desgastado por el sol, el polvo y la ciudad que devora con precisión y parsimonia. Residuos atomizados. Partículas de memoria. Pequeños trozos de nada revoloteando por aquí y por allá hasta que quedan atrapados en un árbol o enterrados por la arena.  A diferencia de las ciudades europeas, donde formas voluminosas se amontonan dando lugar a montañas de objetos diversos, en los vertederos de Niamey no puedes encontrar nada reconocible: una extensa alfombra informe y gris cubre muchas zonas a las afueras de la ciudad a modo de grandes praderas secas donde acaban pastando los animales.

En Níger el único residuo que no tiene precio son las bolsas de plástico que se van deslizando en bandadas por la ciudad. En el CCOG -Centro Cultural Oumarou Ganda- estamos trabajando con ellas y con otros recursos locales que aquí no se pueden denominar desechos, pero que tienen escondidos casi infinitos posibles usos. La basura no existe, casi. La necesidad amplía la creatividad y exprime los recursos al máximo.

Memorias B Africa, 15 diciembre 2011, Niamey. Basurama.

 

You may also like

One comment

Leave a comment